Gemelos y epigenética: diferencias entre ‘clones’

Vuelvo a las andadas, esta vez motivado por una colaboración que he realizado con Carlos Romá Mateo, investigador en epigenética y un ser humano friki-excepcional. Como suelo decir en estos casos, me ha tocado la parte divertida: ilustrar con cierto humor el artículo sobre gemelos y epigenética que ha sido publicado en el blog «Ciencia para llevar» del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Hechas las presentaciones, a lo mejor te estas preguntando que es la epigenética y que tiene que ver con los clones de Star Wars (o cualquier otro clon que se precie). Por mi parte te invito a que leas el artículo original, que no tiene desperdicio, y dónde Carlos explica el concepto de forma sencilla y cercana.

Que lo disfrutéis.

Anuncios

Alimentos trangénicos: para que lo entienda tu abuelita.

Hoy os traigo la clásica viñeta de Mola Saber sobe un tema que ya hemos tratado en el blog y que se entiende por polémico. La verdad es que después de preguntar amigos y familiares sobre transgénicos empiezo a pensar que a la mayoría de la gente no le preocupa el tema, ni para bien ni para mal. El porcentaje de personas que está a favor o en contra es pequeño en relación y me sorprende que muchos ni si quiera sepan lo que es.

Como mi rollo sigue siendo el humor, la metáfora que he utilizado resume bastante bien lo que opino del tema. Resumiendo, la tecnología no es mala en sí, todo depende del uso que haga de ella y sin entrar en debates socio-económicos, ni patentes, ni conspiraciones malvadas “monsánticas”, simplemente los beneficios que puede traer crear cultivos resistentes a plagas, sequías o de mayor eficiencia, deberían considerarse un camino esperanzador para cubrir la necesidades básicas de tantos seres humanos que por desgracia no viven en lugares desarrollados o con climas agraciados.

El argumento de lo “natural es mejor” no es siempre aplicable. Piensa cuantas cosas no naturales mejoran nuestra calidad de vida (y ya no hablo de los trangénicos si no de todo): bacterias que producen insulina para los diabéticos, leche con lactasa para los intolerantes, alimentos sin gluten para los celíacos y un sin fin de avances que no se rechazan sólo porque son fruto de la mano del hombre. Con los transgénicos pasa lo mismo; si al final cubren una necesidad acuciante y nada puede competir contra ellos, deberían acabar imponiéndose por su propio peso.

Un saludo y nos vemos pronto. 🙂

Del origen del maíz a los alimentos transgénicos

(Esta entrada ha sido actualizada para señalar que no fueron los mayas si no pobladores mesoamericanos anteriores a ellos, los que se encargaron del proceso de cambio del Teosinte en Maíz)  

Pensemos en esta frase: “Los antiguos habitantes de Mesoamérica, eligieron una mala hierba y, siglos después, a través de la manipulación genética, consiguieron que la planta fuera más comestible y nutritiva”.

Suena a embuste. ¿Antiguas culturas manipulando genes? Pues sí, sin saber nada de ellos, lo hacían a través de la siembra, la selección de características ventajosas y otras prácticas propias de la agricultura tradicional. Por eso el Teosinte se convirtió en Maíz; por un proceso de selección artificial. Y es que, pensándolo fríamente, lo que hace la agricultura es trastocar la biodiversidad del entorno en aras de nuestro beneficio. Después de todo, hay que eliminar la mala hierba, arar la tierra, sembrar una o dos especies posiblemente no endémicas, controlar las plagas que se derivan de plantar un montón de comida y separar las semillas que nos interesan para la siguiente siembra. ¿Qué tiene eso de natural? Alteramos el equilibrio y construimos con ello la base de la civilización.

Continúa leyendo Del origen del maíz a los alimentos transgénicos

Infografía. Evolución biológica: 1ª parte.

infografía_evolucion_biologica

Agradecimientos a Víctor y a Luis.

La evolución, ese gran desconocido. ¿Entendemos realmente como se ha originado la biodiversidad que puebla la tierra? ¿Acaso sabemos como funcionan los mecanismos evolutivos? Me atrevo a decir que en la mayoría de los casos… no. Si eres uno de los afortunados y estas familiarizado con el concepto quizá quieras revisar lo que sabes. Antes de hacer esta infografía pensaba que entendía, a grandes rasgos, la idea de evolución pero, en cuanto me puse a investigar un poco, descubrí que mis conocimientos sobre la materia pecaban de ingenuos. Claro, en la cultura popular vivimos rodeados de imágenes que simplifican la explicación a su mínima expresión y por el camino se pierden datos claves. Entiendo que debe ser así para que un público no objetivo sepa al menos que tal fenómeno existe, pero por otro lado jugamos con una espada de doble filo. ¿Cuanto podemos simplificar una explicación compleja sin que se deforme la explicación en sí?

Continúa leyendo Infografía. Evolución biológica: 1ª parte.