La paradoja de Pinocho

Sabemos que cuando Pinocho miente, su nariz crece. Pero si Pinocho afirma que su nariz crecerá y no lo hace, estaría mintiendo.  Entonces, si es mentira, ésta debería crecer. Y de nuevo, si resulta que crece, está diciendo la verdad y no debería hacerlo. ¿Qué pasaría entonces?

Esta es la llamada Paradoja de Pinocho, (que muchos conoceréis ya) y que en realidad es una variante de la Paradoja del Mentiroso, un tipo de contradicción lógica  a la que no podemos asignar un valor de verdadero o falso.

¿Tiene solución? Pues depende. En este caso se asume que la nariz de Pinocho sólo crece cuando éste miente. ¿Pero es ésto cierto? Después de todo es una suposición. Quizá al hijo de Geppetto le crece la nariz en más ocasiones y no lo sabemos. Con frecuencia las paradojas se plantean cuando no tenemos información suficiente sobre una situación concreta.

Paradojas hay muchas y casi todas son un ejercicio estupendo para hacernos pensar un poco. Esta es una de mis favoritas.

Anuncios