¿Qué diferencia hay entre un planeta y un planeta enano?

Esta pregunta lleva siendo objeto de debate desde que, en el año 2006, la unión astronómica internacional (en inglés, IAU) decidiera definir, o mejor dicho, precisar el término «planeta». Un definición, todo sea dicho, que de momento sólo es oficial para nuestro sistema solar.

El problema radicaba en que, con la aparición de Eris y otros cuerpos del cinturón de Kuiper, o se cambiaba dicha definición o íbamos a tener planetas vecinos a cascoporro. En consecuencia se establecieron una serie de requisitos que habrían de cumplirse para que un objeto fuera considerado un planeta como es debido.

Estos requisitos son:

  • Poseer un órbita alrededor del sol. No ser satélite de otro cuerpo.
  • Ser lo suficientemente masivo cómo para que la gravedad propia redondee la forma del cuerpo celeste hasta un punto de equilibrio hidrostático. Vamos, que sea esférico o casi.
  • Por último, que haya limpiado la vecindad de su órbita de una mayoría de objetos más pequeños.

Esta es la razón por la que Plutón perdió su estatus. El anteriormente conocido como noveno planeta, también pertenece al cinturón de Kuiper, y al igual que ocurre con Ceres, que forma parte del cinturón de asteroides, no cumple el tercer requisito. Fue así como se clasificaron los planetas enanos, un puñado de ellos, y a medida que pasa el tiempo la lista de candidatos se incrementa.

Esta decisión fue —y es— polémica, porque algunos astrónomos (destacando a Alan Stern) no están de acuerdo con este criterio de discriminación. ¿Por qué? Pues porque a mayor distancia de nuestra estrella, mayor es la órbita y más grande es el espacio que hay que «barrer». Un planeta del tamaño de Marte, de Venus o la propia Tierra en los confines del sistema solar podría tener problemas para cumplir el tercer requisito. Aunque no es probable, existe la posibilidad de que aparezca un cuerpo más masivo que la Tierra que no debiera ser considerado planeta porque no ha limpiado su vecindario. Eso sería un poco absurdo.

Por supuesto, la norma de la IAU no debe considerarse absoluta, es más bien un punto de partida para guiarse y llegado el momento, cuando haga falta, se cambiará. Lo bonito de la ciencia es que a medida que aprendemos, debemos rectificar. Dicen por ahí que eso es de sabios.

En fin, a cuidarse. Nos vemos.

Anuncios

3 comentarios en “¿Qué diferencia hay entre un planeta y un planeta enano?

  1. Muy bueno y bien explicado. Pero no es que solo sea Alan stern, es que fu una cirvengonzoneria lo de la definición de planeta, la aprobaron de 10000 miembros solo doscientos y poco, y si investigas un poco mas ves que la propuesta partido de un tipo que quería que reconocieran a Eris (sena) como decimos planeta le dijeron que no y se invento lo de planeta enano para sacar a Plutón , por que decía que plutón es como Eris, una estupidez, pero es mas dicen las malas lenguas que para que no se notaran tanto la propuesta no vino de ellos sino de unos uruguayos que mas hambre que cabeza y con muchas ganas de fama. http://www.infoastro.com/200608/25planetas.html

    En ese enlace lo puedes leer, de traca.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s